El poder de una imagen

Quizás algún día has visto una imagen que te ha llegado con fuerza al corazón.

Quizás ha pasado con gran potencia atravesando tu mente, tu ego y te ha tocado hondo con alguna emoción.

Una de las mías es esta:

dilema 6 y 9

¿La conocías?

 ¿Te llega algo?

¿Un 6 o un 9?

¿Cuál es tu realidad y cuál es la mía?

Con esta imagen aprendí que no hay una única realidad, cada uno tenemos la nuestra.

Yo tengo una historia de vida. Mi historia de vida. Mi familia me entregó con mucho amor unos valores. Y también me entregó unos miedos.

Muchas veces estas entregas llegan desde el inconsciente de uno al inconsciente del otro, desde unas creencias que no han sido cuestionadas por nuestros padres. Por lo menos yo siento que los míos no tuvieron las herramientas para poder cuestionarlas y, me entregaron lo que ellos vivieron con certeza que era lo mejor para su hija, lo mejor para mí.

“Yo con tus valores y con tus miedos, 

estaría haciendo lo mismo que tú” 

Tú tienes, seguro, otra realidad diferente a la mía. ¿Cuál es la correcta? ¿Hay alguna correcta? No te preocupes, todas son completamente válidas en el momento y con las circunstancias que tenemos aquí y ahora.

Y, ¿sabes otra cosa? Esta realidad no es inamovible.

Mi experiencia me ha demostrado que puedes ir moviéndote, investigar, jugar… ¿Qué pasa si esto que yo vivo como certeza resulta que ya no lo es?

Quien sabe…

Solo es una pregunta que te lanzo. Escucha dentro de ti y seguro que tendrás tu respuesta.

Si te apetece también puedes preguntar y escuchar otras realidades cercanas a ti, seguro que te dará mucha información.

Esta imagen me ayudó a construir un nuevo y bonito aprendizaje: “Yo con tus valores y con tus miedos, estaría haciendo lo mismo que tú”. Con esto, poco a poco, el juicio hacia el otro se va diluyendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *